IULV-CA considera que la objeción a la asignatura esconde una ofensiva orquestada por la derecha política y por sectores conservadores

El parlamentario andaluz, Ignacio García, afirma que pese a algunas matizaciones, `Educación para la Ciudadanía´ defiende la tolerancia y ha surgido de un proceso democrático

El parlamentario andaluz de Izquierda Unida por la provincia de Cádiz, Ignacio García, ha lamentado hoy la objeción de conciencia a la que pretenden acogerse padres  del Instituto Javier de Uriarte de El Puerto de Santa María ante su negativa a que les sea impartida a sus hijos de manera obligatoria la asignatura de Educación para la Ciudadanía. El parlamentario de Izquierda Unida considera que esta negativa responde a una ofensiva orquestada por “la derecha política y de algunos sectores muy conservadores que pretenden utilizar el campo de la educación como escenario de la batalla política hasta límites inadmisibles”. Según apunta, las protestas han coincidido en el tiempo con la campaña lanzada en el Parlamento Andaluz por el Partido Popular contra el establecimiento de la asignatura.

Ignacio García señala que pese a que la asignatura en cuestión puede acoger aún algunas matizaciones y se corre el riesgo de hacer olvidar la necesidad de que los valores que propugna tienen que ser transmitidos como contenidos transversales en todo lo que compone el currículum, “por encima de ese riesgo, se trata de un elemento curricular que ha seguido un procedimiento democrático para su implantación que tiene que ser respetado”.

Para el diputado regional, “no se puede entender desde el punto de vista ético, que se haga objeción de conciencia con una asignatura que defiende la tolerancia, el respeto y la libertad de expresión, así como los Derechos Humanos, cuyo contenido está hoy asumido de manera universal en todas las culturas”.

A juicio de García, detrás de estas actitudes hay “una actuación que intenta conducir la ética civil hacia contenidos muy concretos propios de algunas confesiones religiosas, dirigida desde mucho más arriba”. El diputado encuentra “curioso” que las protestas se hayan dado precisamente en el seno del instituto Javier de Uriarte, “ligado de manera anacrónica al estamento militar” y añade que este tipo de protestas se están dando sobre todo en centros concertados, “en una actitud que intenta no asumir la ética civil que permite edificar una convivencia intercultural y religiosa”.

García apunta, finalmente, que desde Izquierda Unida se exige que todos los centros financiados por fondos públicos sean escrupulosamente respetuosos con los contenidos emanados de los procedimientos democráticos establecidos.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta