Intervención de Julio Acale sobre el Paseo de la Victoria

Creo que no me equivoco si digo que lo que se ha hecho en el Parque de la Victoria no le ha gustado a nadie.Bueno, como el libro de los gustos está en blanco, imagino que a alguno le gustará, entre ellos supongo, el autor del proyecto.

Este paseo emblemático de El Puerto, protegido y catalogado por el Patrimonio Histórico Andaluz ha sufrido un cambio a peor que los portuenses no nos merecemos.

Desde hace años se viene pidiendo por los vecinos su rehabilitación. Yo mismo, presenté en 2002 una propuesta a pleno en tal sentido.
 

Lo cierto es que mucho tiempo de espera, ha acabado en decepción. 312.000 euros gastados y el paseo sigue tan vacío como antes, prueba inequívoca de que en absoluto lo que se ha hecho gusta a los vecinos.

El Paseo de la Victoria sigue sin ser el lugar de esparcimiento que tanto se necesita en esa zona límite entre el Casco Histórico y la Zona Norte.

Con el enorme déficit de equipamiento que hay en el Centro y especialmente en la Zona Norte.

Un proyecto que debería haber sido emblemático y haberse convertido en algo gozoso para todos acaba en desaguisado y en desastroso.

¿Qué fallo?

Se prometió a los vecinos que aunque la fuente de los patos no estaba en el proyecto, ésta se restauraría (“Los patos los ponemos nosotros”, dijeron los vecinos).

Se ignoró a nuestros técnicos del Centro Municipal de Patrimonio. Ni se les consultó.

Se olvidó la historia del parque de la Victoria, de su encanto y de los preciosos lugares donde descansar un rato y contemplar la vegetación.

Se engañó a los portuenses ya que la foto del cartel para nada se parece a lo que se ha hecho.

Se ocultó, en tiempo real, como se iba a ejecutar las obras.

Las lluvias de la pasada semana hizo que se desbordaran las láminas de agua y se inundó el paseo (es evidente que el drenaje del parque no funciona).

La lamina de agua está  continuamente llena de hojas y suciedad con lo que se acaba convirtiendo en una lámina de aguas putrefactas (No quiero imaginar en el criadero de mosquitos en que se convertirá el próximo verano)

Las estatuas desaparecidas

La fuente del principio eliminada (¡En la foto del cartel bien que aparece!)

El respaldo de los bancos eliminados, y estos sustituidos por bancadas de hormigón.

Por cierto, menos mal que no salió adelante lo que pretendía hacer el mismo arquitecto en el Campo de Guía en 2001.

Creo que son suficientes razones para no proceder a la recepción de las obras hasta que no se corrijan los desperfectos y no se restituyan las fuentes, las estatuas (copias), los respaldos de los bancos y, en definitiva, los ornamentos que han sido suprimidos.

Como habrá que salir del atolladero donde estamos y porque creemos que el Casco Histórico y la Zona Norte necesitan de este espacio de ocio para niños, jóvenes, adultos y mayores, solicitamos que se consignen en el presupuesto 2010 las partidas necesarias para culminar la rehabilitación y para incluir dentro del recinto un merendero, un parque infantil y un espacio para celebrar conciertos y actividades culturales al aire libre, aprovechando el templete de la música, o en su defecto, el compromiso de incluir todo lo anterior en la nueva convocatoria de los fondos FIEL que parece que se hará para el año próximo.

Sorprende el mutismo del equipo de gobierno que no realizó intervención alguna, sino que tan solo se limitó a votar en contra, en este punto del pleno.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta