IU anuncia un nuevo conflicto, ahora con la concesionaria de la grúa

Pepa Conde espera que aclaren donde va a parar el dinero recaudado por la retirada y depósito de vehículos multados.

La empresa adjudicataria de la grúa municipal, UTE Grúa Puerto de Santa María, ha comunicado al Ayuntamiento de El Puerto que interrumpirá el servicio ante la elevada deuda, de más de 340.000 euros, que mantiene con ella el consistorio portuense.

En la comunicación efectuada por la empresa, a la que ha tenido acceso Izquierda Unida, la empresa comunica la suspensión del cumplimiento del contrato a partir del próximo 8 de noviembre. Dicha decisión la justifican “en la demora en el pago por parte del Ayuntamiento en más de cuatro meses desde la fecha en que el Ayuntamiento debe efectuar el precio pactado” y porque a “día de hoy están pendientes de pago la totalidad de facturas emitidas por los trabajos de ejecución del contrato”.

La actual concesionaria del servicio logró la adjudicación del mismo en octubre del pasado año, y tiene un contrato en vigor de dos años, prorrogable por otros dos más.
 

Los conflictos entre el Ayuntamiento y las empresas concesionarias del servicio de retirada de vehículos no es nuevo, puesto que la anterior adjudicataria del servicio, Grúas FICO, denunció el pasado mes de mayo al Ayuntamiento por una deuda que estimaban desde la empresa en más de 400.000 euros, por lo que la empresa se vio obligada a concluir el contrato de servicio el pasado mes de junio de 2010.

Desde Izquierda Unida quieren saber dónde va a parar el dinero que pagan los propietarios de vehículos multados cuando retiran sus vehículos del depósito municipal, ya que se supone que “ese dinero está destinado a pagar este servicio”. Y destacan una serie de “datos interesantes”, porque “mientras que un ciudadano paga más de 80 euros por retirar su vehículo del depósito, el Ayuntamiento paga a la empresa además del canon (22.934 € al mes) poco más de 13 euros por vehículo retirado”. Teniendo en cuenta que la media de vehículos retirados en el último año es de 534 vehículos al mes, esto supone que los “ingresos obtenidos superan las facturas que debe pagarse a la empresa, por lo que no entendemos que a la fecha en la que estamos no se haya satisfecho ni un solo euro a la empresa desde que comenzara la nueva adjudicación”, añade Pepa Conde.

Para la portavoz de Izquierda Unida esta noticia viene a confirmar la “grave situación económica” que sufre el Ayuntamiento, y que el equipo de gobierno PP-PA “intenta ocultar con engaños permanentes”.

Conde considera que es una “falacia” que el alcalde, Enrique Moresco, diga que “somos un referente en política económica”, porque “cada día se acumulan más deudas”, salta a la vista la cantidad de empresas adjudicatarias y proveedores que no pagan la nómina de sus trabajadores, muchos de los cuales se manifiestan cada día en el Polvorista.

Desde Izquierda Unida, a pesar de no contar con datos suficientes, estiman que la deuda municipal es superior a los 70 millones, “por mucho que se quieran maquillar las cifras”, lo que supone más del 68% del presupuesto actual, y alertan de que el endeudamiento continúa en “aumento”, lejos de reducirse.

La edil de la formación de izquierdas además señala que de esta deuda, la mayoría se deben a empresas y proveedores, lo que achacan al "desgobierno" del PP-PA, que ha comenzado a recortar algunos servicios que presta a los portuenses “como consecuencia de una nefasta e irresponsable política económica”, y ponen como ejemplo lo sucedido con la empresa concesionaria de parques y jardines que “ha despedido a cuatro trabajadores y deben encargarse del mantenimiento de más zonas”, lo que significará “la merma en la calidad del servicio”.

Para pagar la actual deuda municipal, Conde indica que “cada portuense debería aportar más de 1.000 euros”, y recuerda que en los últimos años el Partido Popular y sus socios del Partido Andalucista han elevado las tasas de agua y basura en más de un 30%, sin que ello haya supuesto “un incremento y mejora de los servicios”. Además, recuerda que en el último presupuesto aprobado el pasado mes de agosto, se incrementaron un 62´38% los gastos financieros, de los cuales “más de un millón de euros son intereses de demora”, y cuya tendencia es que sigan en aumento.

Pepa Conde plantea que hay que desarrollar una “política económica diferente”, donde se “optimicen los recursos en el marco de una política económica planificada que de manera ordenada elimine gastos superfluos, aplicando la austeridad que tanto pregonan”. Y para ello propone eliminar o reducir al mínimo las partidas de publicidad y propaganda, reducción del número de concejalías, la reducción de sueldo de los concejales, y eliminar los gastos protocolarios que según Conde “este año han aumentado”, lo que “nos parece impropio” para la actual situación.

Izquierda Unida también considera necesario para generar empleo y obtener ingresos municipales, el agilizar la concesión de licencias de obras y licencias de apertura, “puesto que en la mayoría de casos se demoran en exceso”.

Por otro lado, Conde achaca al equipo de gobierno PP-PA que en lugar de “asumir su responsabilidad” se limiten a lanzar “cortinas de humo” culpando a otras administraciones de “todos los males de la ciudad”, y “no se esfuerzan en cumplir con sus obligaciones”, y les recuerda que “gestionar un Ayuntamiento es algo más que echarse fotos y cobrar una cuantiosa nómina todos los meses”.

Por último, la portavoz de Izquierda Unida espera que ante la proximidad de las  elecciones generales, no se pongan en marcha campañas publicitarias municipales vacías de contenido, como sucedió antes de las elecciones locales, ni se pague con dinero municipal ninguna tertulia política, como sucedió en las pasadas elecciones del mes de mayo.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta