Izquierda Unida vota en contra del Plan de Ajustes

IU ha votado en contra del plan de ajustes municipal porque traslada a los ciudadanos el pago de la crisis, subiendo el IBI rústico y urbano y el recibo de basura.

La concejala de Izquierda Unida, Ángeles Mancha comenzó su exposición en el pleno extraordinario indicando que el Real Decreto Ley 4/2012, de 24 de febrero, por el que se determinan obligaciones de información y procedimientos necesarios para establecer un mecanismo de financiación para el pago a los proveedores de las Entidades Locales, “se trata de un ataque frontal, disfrazado de saneamiento, a las políticas sociales, a lo público y al municipalismo”.

“No negamos que las cuentas de las Administraciones, de todas y a todos los niveles territoriales, deben ser saneadas. Pero sin duda, éste no es el modo” porque “se vende como una medida de saneamiento público, lo que es fundamentalmente una inyección de dinero público a las entidades financieras, que por un préstamo de 68 millones recibirán 90 millones de euros” agregó Mancha.

La consecuencia más directa de la aprobación de este plan de ajustes, como indica Izquierda Unida, es que el Ayuntamiento dejará de prestar buena parte de los servicios públicos. Ejemplo de esto es el inminente cierre del piso asistido, la eliminan de subvenciones a asociaciones que trabajan con drogodependientes y la reducción de todas las subvenciones de cultura, deporte, participación ciudadana, etcétera.
 

Este plan también supondrá una carga para los ciudadanos ya que aumentarán los impuestos, entre los cuales ya se ha anunciado una subida del recibo de basura de un 7´8% para el próximo año y la subida del IBI como consecuencia de la revisión del valor catastral que se producirá con la aprobación del PGOU.

Una vez más la falta de control de gastos que ha habido en el Ayuntamiento en los últimos años caen sobre las espaldas más débiles, los ciudadanos que ya estamos agobiados por la crisis tendremos que pagar este plan de ajustes con sus impuestos y con la reducción de servicios, porque este ajuste afectará a los contratos de tratamiento de residuos, salvamento y socorrismo, servicio municipal de autobuses, centro de recepción y reciclaje, contrato de Pinares y litoral.

Izquierda Unida señala que “lo único que no se ajusta ni se reduce son los sueldos de los concejales del equipo de gobierno (3.322,42 euros brutos al mes) y sus cargos de confianza”, ya que un año más se mantienen congelados, lo que demuestra “su insolidaridad con el resto de la ciudadanía”, agregó la edil de la coalición de izquierdas.

Por todos estos motivos Izquierda Unida ha decidido votar en contra del plan de ajustes presentado por el equipo de gobierno municipal.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta