Intervención de Izquierda Unida en el Debate de la Ciudad

Buenos días a todas y a todos.

Comenzaré mi intervención como lo hizo mi compañero Julio Acale en su discurso del último debate del estado de la ciudad que tuvo lugar en 2010: “Celebramos hoy aquí el denominado debate del estado de la ciudad, y dicho así, pareciera que tenemos ante nosotros a nuestra ciudad para que entre todos seamos capaces de encontrar un diagnóstico adecuado de lo que  acontece en ella”, cosa que lamentablemente creo que no sucederá, como podremos comprobar en los periódicos de mañana.

El Puerto está sufriendo crudamente las consecuencias de la crisis económica. Desde el 2008 las medidas para salir de la crisis han ido encaminadas a cargar sobre los débiles el peso de los errores y los excesos de los poderosos mientras el Estado ha inyectado más de 120 mil millones de euros de dinero público a la banca privada. En los últimos meses las medidas que ha tomado el gobierno central en manos del Partido Popular van encaminadas a pagar intereses y deuda ilegitima antes que a crear empleo y bienestar social.

De nada sirvió la reforma laboral que aprobaron ustedes en Madrid. La respuesta que dan a la cada vez más precaria situación de los ciudadanos es freírles a impuestos, recortarles prestaciones sociales y favorecer que cada vez haya despidos más baratos y peores condiciones de trabajo. Desde que están ustedes en el gobierno de la nación vamos de mal en peor. Están escudándose en la coyuntura económica para destruir las conquistas sociales que los trabajadores hemos conseguido durante décadas de lucha  y sacrificio. Y aún falta por conocer cuáles serán las consecuencias del rescate que el gobierno de España solicitó el pasado sábado. Pero qué se puede esperar de un ministro de economía que trabajó para Leman Brothers, el banco que con su quiebra desencadenó la crisis.
  Desde IU siempre hemos denunciado este sistema injusto que condena a los pobres a ser más pobres para que los ricos puedan ser más ricos, que pone a los estados al servicio de los bancos, que convierte la democracia en una mentira y coloca a los beneficios de las empresas por encima del bienestar de las personas.

El Puerto no puede abstraerse de esta situación. Conocemos personas que tienen problemas para llegar a fin de mes, tenemos hijos, familiares y amigos que están en paro, conocemos a gente desahuciada de sus casas por no poder pagar el alquiler o la hipoteca. Todo esto pasa aquí, en El Puerto. Los portuenses están sufriendo y pagando una crisis de la que no son culpables.

Hoy, en este debate sobre el estado de la ciudad nos centraremos en lo sucedido en nuestro ayuntamiento en el último año, puesto que así lo exige este pleno, pero desde Izquierda Unida tendremos todo esto presente, porque los que sufren están ahí fuera, no se enterarán de lo que aquí digamos ni de lo buenos o malos que digamos, ser pero mañana seguirán sufriendo por la pésima gestión que realiza este equipo de gobierno. La política o sirve para solucionar los problemas de la gente de a pie o no sirve para nada. Ninguno de los aquí presentes deberíamos olvidar esto nunca.

Nuestra primera impresión echando un vistazo rápido a lo que ha acontecido en el último año es que el Alcalde, Enrique Moresco, y por tanto el equipo de gobierno formado por el Partido Popular y sus socios del Partido Andalucista, no tienen un proyecto para El Puerto y se limitan a desarrollar una gestión que se caracteriza por la inercia. Carecen de un contenido político claro, sólo alterado en ocasiones puntuales para anunciar grandes proyectos que además vemos cómo se aplazan una y otra vez. El equipo de gobierno ha pasado de un proyecto de ciudad virtual a carecer de este, preocupándose más de seguir las consignas de recortes que les marca el gobierno central que del bienestar de la ciudadanía y de la recuperación económica de El Puerto.

Realizando un análisis más pormenorizado del estado de la ciudad nos encontramos con que muchos de los problemas que afectan a los portuenses tienen la deficiente gestión de los concejales del Partido Popular y el Partido Andalucista como punto en común.

Lo primero que queremos destacar es que el equipo de gobierno, que ha planteado un plan de ajuste para los próximos diez años, ha sido incapaz de presentarnos el borrador del presupuesto para este año, lo cual, debemos decir que lamentablemente no nos sorprende, porque desde que PP y PA están gobernando en la ciudad han sido incapaces de aprobar el presupuesto en tiempo y forma, como debería hacer un gobierno responsable. Creo que no debemos recordarles la importancia que tiene el presupuesto en el día a día de un ayuntamiento, más aún en tiempos difíciles. Disponiendo de mayoría absoluta no entendemos como año tras año sucede algo así, la única explicación posible es la incompetencia total del equipo de gobierno para administrar un ayuntamiento.

En materia presupuestaria, recordamos que durante la campaña electoral Enrique Moresco y Antonio Jesús Ruiz prometieron no subir los impuestos y poco meses después de las elecciones han subido impuestos, han aumentado tasas, han aprobado nuevas ordenanzas recaudatorias etc. El mejor ejemplo es el IBI, que se ha aumentado hasta el máximo del 13% recientemente y la aprobación de la zona naranja de la que hablaremos más adelante.

Quizás la medida más importante en el área de economía sea la aprobación del plan de ajuste municipal que supone una subida de impuestos para los portuenses y un recorte de servicios importante. El Plan deberá desarrollarse durante los próximos 10 años -por lo que ata de pies y manos a los futuros gobiernos municipales- y tendrá consecuencias muy negativas para la ciudadanía de El Puerto. Enrique Moresco y Antonio Jesús Ruiz han creído que hipotecar APEMSA, la empresa que gestiona el agua en nuestra ciudad, era la mejor manera de que el ayuntamiento recibiese las ayudas del crédito ICO. Estas ayudas permitirán el pago a proveedores pero a cambio el equipo de gobierno hipoteca el agua y el futuro de El Puerto ya que la ciudad deberá pagar en torno a 22 millones de euros en intereses a la banca privada. Fruto de esta desastrosa decisión El Puerto hipoteca el agua, el ayuntamiento pierde su capacidad de gestión presupuestaria y la banca se llena los bolsillos con el dinero de los impuestos de los portuenses.

El afán recaudatorio que demuestran PP y PA no se ha traducido en una mejora de los servicios que presta el ayuntamiento, sino todo lo contrario. Se han reducido los efectivos para limpieza de plazas y calles, de parques y jardines y también el personal destinado a vigilancia, socorrismo y atención sanitaria en las playas, no hay recogida de residuos en los centros públicos, etc. En definitiva todos los servicios que presta el ayuntamiento se han visto afectados. El ciudadano sigue pagando igual o más, recibiendo peor servicio y además como consecuencia de estos recortes el ayuntamiento se ha convertido en una máquina de generar desempleo y en responsable del aumento del paro en nuestra ciudad.

Siguiendo con los recortes no podemos pasar por alto lo acontecido en la última semana con el cierre del piso asistido, que ha propiciado que El Puerto se quede sin la prestación de un servicio social que desde Izquierda Unida consideramos vital para la correcta atención de las necesidades de nuestros mayores. El piso se encontraba ubicado en el centro histórico y junto a un centro de Salud, lo que permitía la atención médica inmediata y la posibilidad de que los residentes se desplazaran sin problemas por las calles peatonales del centro sin perder el contacto con el resto de ciudadanos. Además el cierre ha supuesto la pérdida de 16 puestos de trabajo.

Dudamos mucho que esta política del gobierno local sirva para solucionar los problemas de los portuenses y crear empleo. Durante este año el ayuntamiento se ha convertido en una máquina de generar desempleo. Echamos en falta medidas destinadas a reducir el paro en nuestra ciudad que supera las 12.300 personas sin trabajo. 12.300 rostros, 12.300 historias y 12.300 situaciones a las que Enrique Moresco y Antonio Jesús Ruiz no dan solución. Como se ha demostrado en España y en Europa las políticas de austeridad y recortes no generan empleo y tampoco lo harán en El Puerto.

Como vemos, la gestión de Partido Popular y Partido Andalucista en materia de empleo deja mucho que desear o simplemente brilla por su ausencia. Debemos subrayar que durante este año los conflictos laborales con las empresas concesionarias de servicios municipales han sido constantes, a raíz de los recortes realizados por el equipo de gobierno y el impago a las concesionarias. Además el gobierno local ha hecho gala de un total falta de dialogo con los trabajadores de estas empresas. Autobuses urbanos, ayuda a domicilio, los servicios de limpieza, el CRR, playas y pinares, socorrismo… Son más ejemplos de esta mala gestión que ha provocado el empeoramiento de los servicios prestados a la ciudadanía.

Si la relación del equipo de gobierno con las empresas concesionarias es difícil, su relación con las empresas municipales es peculiar. Tomemos por ejemplo el caso de IMPULSA. Ya lo advertimos hace tiempo, IMPULSA se está convirtiendo en un ayuntamiento paralelo que escapa al control de la propia administración municipal.

Desde que se modificaron sus estatutos, IMPULSA ha adquirido manga ancha para hacer y deshacer a su antojo e intervenir en negocios como la construcción o gestión de aparcamientos, planeamientos urbanísticos, promoción de la ciudad, celebración de eventos… Además IMPULSA es el cuartel general de campaña electoral de Partido Popular y Partido Andalucista ya que desde ahí se está pagando publicidad a destajo con el dinero de todos. ¿Señores del gobierno local: cuánto nos está costando a los portuenses todo esto?

Por ello, desde Izquierda Unida consideramos que IMPULSA está haciendo dejación de sus funciones. El objetivo de esta empresa era favorecer el desarrollo económico de El Puerto y en lugar de esto se está dedicando a poner en marcha otras cuestiones que entendemos que no son sus funciones. Lo cual nos parece tremendamente grave y muestra el desinterés del equipo de gobierno en la creación de empleo en nuestra ciudad .

Creemos también que es necesaria una reordenación de las empresas municipales con el fin de ahorrar costes. Izquierda Unida siempre ha mantenido que IMPULSA puede hacerse cargo del contenido y el proyecto de El Puerto Global sin que ello suponga la pérdida de los puestos de trabajo, ya que los trabajadores quedaría subrrogados.

Consideramos que los objetivos o expectativas de El Puerto Global no se están cumpliendo. Esta empresa cuesta a los portuenses más de tres millones de euros anuales y aunque valoramos positivamente la instalación de puntos de acceso a Internet en la ciudad y otras actuaciones necesarias, creemos que dichas actividades pueden desarrollarse perfectamente integrándolas en otra empresa. Además, El Puerto Global destina también buena parte de su presupuesto a gastos publicitarios y protocolarios del Ayuntamiento y en estos momentos, creemos que ese dinero podría destinarse para otros fines muchos más necesarios.

Junto al paro, la vivienda es otro problema sin solución. Aún estamos esperando que SUVIPUERTO construya y entregue muchas promociones anunciadas a bombo y platillo por el concejal de Vivienda, Antonio Jesús Ruiz. Santa Clara al fin se ha comenzado pero nos encontramos con que la promoción de Caja de Aguas no tiene financiación a pesar de que en plena campaña electoral, el Sr. Ruiz anunciara que había conseguido financiación para la construcción de 118 viviendas llegando a dar incluso el nombre de la entidad bancaria que financiaba la operación y fijando su coste en 11,1 millones de euros. A tenor de los hechos queda claro que el Sr. Ruiz mintió a los portuenses para ganar votos.

Desgraciadamente no es la primera vez que sucede esto, ya que con respecto a la promoción de San José del Pino aseguró que se comenzaría a construir en enero del año pasado y no fue hasta el mes de junio cuando se aprobó en Junta de Gobierno Local la licencia de construcción de las mismas.

Una medida que no fue publicitada por SUVIPUERTO ni anunciada por el concejal de vivienda fue la subida del alquiler a las viviendas sociales haciendo además pagar el IBI a los inquilinos, una decisión que no venía en su programa electoral y que afectará a decenas de familias con escasos recursos que no se pueden permitir subidas, por pequeñas que sean. El Sr. Ruiz ha apostado por un papel mercantilistas para SUVIPUERTO sin tener en cuenta los problemas y la situación de las personas y sin darles ningún tipo de alternativas, siguiendo las mismas consignas de recortes que sus socios de gobierno.

Igualmente queremos denunciar el abandono sistemático de los barrios de nuestra ciudad como consecuencia de la falta de un plan de inversiones para mantenimiento de estos, que se ha venido recogiendo en los presupuestos dentro del plan de barrios y que ustedes han incumplido reiteradamente. Todo provocado por el despilfarro de dinero público en la anterior legislatura y a los recortes que están aplicando en esta,  que merman la calidad de vida de los ciudadanos de estos barrios.

Desde Izquierda Unida queremos mostrar nuestra preocupación por el futuro económico que se cierne sobre la ciudad. Al problema del paro ya mencionado anteriormente se une las muestras de agotamiento que están dando nuestro principal motor económico: el turismo.

Nos encontramos con que el equipo de gobierno no tiene ningún modelo que potencie un turismo alternativo, sostenible y de calidad durante todo el año para nuestra ciudad, a pesar de todos los recursos tanto medioambientales, culturales, gastronómicos  etc de que disponemos. Es más, la ciudad carece de cualquier modelo de desarrollo turísitco.

Mucho nos tememos que, fruto de esta falta de planificación, el símbolo identitario de nuestra ciudad, el Vaporcito, acabe abandonando El Puerto rumbo a Chipiona y esto es inadmisible. El Puerto no se entiende sin el Vaporcito y perderlo sería otra puntilla más para el atractivo turístico de nuestra ciudad.

Durante este último año hemos sufrido el cierre del Hotel Duques de Medinaceli y del Hotel Monasterio con la consiguiente pérdida de empleos directos e indirectos.

La ciudad ha perdido todas sus banderas azules por una desastrosa gestión del gobierno municipal. No es una casualidad ni un olvido el no haber solicitado la concesión de dichas banderas sino que el gobierno local, sabiendo que como consecuencia de los recortes aplicados en el servicio de playas no podía cumplir con los requisitos necesarios para la consecución de las banderas, ha preferido no socilitarlas ante la vergüenza de que sean rechazadas.

La poca implicación y los errores de la concejala delega de turismo en este y otros muchos temas han sido evidentes y han provocado que El Puerto deje de ser un referente turístico en la provincia. Por ello rechazamos la nefasta gestión de la concejalía de turismo y exigimos que ponga remedio a los problemas que afectan a su área.

Algo en lo que el Partido Popular y el Partido Andalucista han puesto mucho más empeño durante estos meses ha sido en buscar formas para exprimir más aún el bolsillo de los portuenses. Parecen haber encontrado el negocio perfecto para intentar paliar la mala gestión económica que están llevando en el consistorio. Hablamos de los aparcamientos, tanto de las bolsas situadas en el margen derecho del Guadalete, que como se ve diariamente está siendo un fracaso de ocupación, como de los que se pretenden poner en marcha en Valdelagrana a través de la zona naranja, que ya veremos qué resultado dará. Con estas medidas los portuenses y los turistas que se acerquen en sus vehículos al centro de El Puerto, o que quieran ir a Valdelagrana durante este verano deberán pasar por caja. Debemos recordarles que los ciudadanos ya pagamos un impuesto por circular, y ahora nos están imponiendo el pago por aparcar en suelo público. Un suelo público que a largo plazo, sospechamos acabarán gestionando y explotando empresas privadas, consagrando así el modelo que persigue el Partido Popular de privatizar todo lo público.

Según ustedes estos aparcamientos ordenarán el caótico tráfico de la ciudad y regulará el estacionamiento, me van a permitir que lo ponga en duda, ya que solo hay que dar una vuelta por la ciudad para comprobar que no es cierto. Lo único que han conseguido, como así nos lo han trasladado numerosos vecinos y comerciantes del centro es un perjuicio directo a los hosteleros y al pequeño y mediano comercio. En lugar de facilitar los desplazamientos y permitir el mantenimiento del comercio del centro, se está  favoreciendo que los ciudadanos acaben desplazándose a las zonas comerciales situadas en las afueras de la ciudad, donde no tienen que pagar por aparcar, o acudir a ciudades vecinas para realizar sus compras.

En lo referente al aparcamiento, una mención especial merece el proceso de aprobación de la Ordenanza Reguladora del Servicio de Estacionamiento en la vía pública. Mucho nos tememos que esta ordenanza sea más un problema para los vecinos de Valdelagrana que una solución. El equipo de gobierno ha encadenado una chapuza tras otra. Comenzaron a repartir solicitudes y propaganda e incluso se atrevieron a  publicitar la zona naranja en medios de comunicación, indicando aspectos que ni tan siquiera aparecían recogidos en la Ordenanza, todo ello claro está  pagado con dinero público. Pero ahí no queda la cosa puesto que en esa misma publicidad aseguraban que la zona naranja se pondría en marcha el próximo día 15, cuando la Ordenanza aún estaba pendiente de aprobación por el pleno, y además era imposible que pudieran implantarla ese día, puesto que es necesario que sea publicada íntegramente en el Boletín Oficial de la Provincia de Cádiz entrando en vigor una vez transcurridos 15 días desde su publicación. Todos estos hechos los denuncié en una comparecencia ante el Secretario del Ayuntamiento y también solicité a los servicios jurídicos que nos informaran sobre la legalidad de todas estas actuaciones.

Debemos resaltar también el caos circulatorio que vive nuestra ciudad. Los problemas han sido constantes en numerosos puntos, los colapsos en el centro son habituales y la dificultad para encontrar aparcamientos resta más posibilidades de negocio a los comerciantes. Además, la construcción de la pasarela sobre el río Guadalete, una obra que los portuenses no entienden, está contribuyendo a empeorar la situación y ha afectado de manera importante a los hosteleros y los habitantes del centro.

En otro orden de cosas, también queríamos mostrar nuestra preocupación por el retroceso democrático considerablde que hemos vivido en la ciudad en los cinco años de pacto entre PP y PA. Justo en unos momentos en que la sociedad demanda más participación en los asuntos públicos, el miedo patológico que el gobierno local tiene a la participación ciudadana contribuye a alejar aún más a los portuenses de la política.

La política de hechos consumados es la tónica general de este gobierno local. En esta legislatura la mayoría absoluta de PP y PA está acabando con la participación ciudadana. Los consejos de participación no funcionan y los que funcionan carecen de contenido, no  se cuenta con los vecinos para tratar los temas que les incumben, los concejales del equipo de gobierno evitan dar la cara ante los ciudadanos no acudiendo a muchas convocatorias a las que se les invita, etc. Como ejemplo de este miedo a la participación recordamos que una de las primeras medidas que tomó este gobierno, incumpliendo su programa electoral, fue pasar los plenos a la mañana dificultando así la asistencia de los ciudadanos.

Siguiendo con los plenos, la constante falta de información a la que PP y PA someten a los partidos de la oposición y a los ciudadanos, la aprobación de medidas vía decreto etc, se une a la falta de talante, dialogo y la actitud prepotente de Enrique Moresco, rehuyendo el consenso, quitando la palabra cuando le viene en gana, etc ha hecho que este ayuntamiento tenga un enorme déficit democrático y participación.

Un ejemplo más de esta falta de participación es la ordenanza de convivencia que, por mucho que el Sr. Alcalde diga que busca prevenir e informar,  lo cierto es que servirá para castigar y recaudar. Lo más grave de esta ordenanza es que va dirigida contra los estamentos más débiles de la sociedad. Existen muchos casos en otras ciudades, que curiosamente están gobernadas por el PP, donde inmigrantes, personas sin hogar etc quedan a merced de la denuncia fácil de cualquier ciudadano que se sienta incómodo con su presencia.

Ustedes creen que por tener una mayoría absoluta están por encima de las normas, de la oposición y de los ciudadanos, pero llevan ya muchos años demostrando que no están capacitados para gobernar la ciudad. El Puerto es una de las ciudades con mayor tasa de paro de la provincia, con los impuestos más altos, sin modelo de ciudad ni modelo económico ni de desarrollo.

El mal gobierno en el área económica está haciendo que los ciudadanos paguemos más impuestos y recibamos peores servicios.

La nefasta gestión de este gobierno local está haciendo que El Puerto esté cada vez peor: paro, conflictos con las empresas concesionarias, cierre de empresas y comercios, privatización de espacios públicos, deudas con la banca privada, y un largo etc. Esas es la herencia que el Partido Popular y el Partido Andalucista van a dejar a la ciudad de El Puerto.

Como dije al principio de mi intervención, me he remitido a tratar aquí los principales problemas que afectan a esta ciudad.  Desde Izquierda Unida valoramos muy negativamente este quinto año de pacto y les exigimos que dejen de pensar en los intereses partidistas y en las ambiciones personales y comiencen a preocuparse por el bien común.

Para terminar, déjenme decirles algo. Algo que tengo mucha ganas de decirles desde hace mucho tiempo: Son ustedes maestros de la mentira. Mienten más que hablan. Mintieron en campaña electoral cuando prometieron no subir los impuestos, no recortar en sanidad, no recortar en educación ni en servicios sociales. Mienten a los ciudadanos y a los miembros de este pleno. Todavía recuerdo cuando hace unos meses preguntamos por el piso asistido y la concejala responsable nos garantizó que no se iba a cerrar. Suben de manera unilateral los alquileres de las viviendas municipales cuando tenían ustedes unos compromisos adquiridos previamente…

Y se quedan tan panchos. Desprecian ustedes a los ciudadanos, pero todo tiene un límite. La sociedad portuense está harta de tanta mentira. Están ustedes colmando el vaso de la paciencia de la gente.

Desde Izquierda Unida tenemos claro que nuestro lugar está con los miles de portuenses que están sufriendo día a día los efectos de la crisis y de las medidas de este equipo de gobierno. A ellos nos debemos y por ellos trabajaremos. No permitiremos de ninguna de las maneras que se siga cargando sobre ellos todo el peso de las medidas de ajuste.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta