Unos presupuestos de pelí­cula

Parodiando el título de la película “Las bicicletas son para el verano”, parece que con este equipo de gobierno los presupuestos son para el verano.
 
Pero debemos preguntarnos si necesariamente los presupuestos son para el verano o es otra la época del año en la que deberían traerse a pleno. O es que hay alguna intencionalidad manifiesta en que el equipo de gobierno los presente en pleno verano y con cuatro días para estudiarlos por los grupos de la oposición. Y por supuesto al margen de otros colectivos ciudadanos que pudieran hacer aportaciones a los mismos.
 
Estos son unos presupuestos récord, como si estuviésemos en el mejor año de vacas gordas cuando en realidad parece que estamos en el peor año de las vacas flacas. Parece de película pero es así.
 

El plan de ajuste del Gobierno nos ha dejado como en la película de Berlanga de “Bienvenido Mr. Marshall”. Nos hemos dado de bruces con la cruda realidad. Nadie regala nada. Por los 68 millones de euros, las entidades financieras, reflotadas además con inyección de dinero público, recibirán 90 millones de euros.

Los bancos a lo suyo, como la película de Woody Allen, “Toma el dinero y corre”.

Y mientras tanto cada vez más ciudadanas y ciudadanos de esta ciudad seguirán “Los lunes al sol”.

Porque este presupuesto, que parece récord, no está diseñado para reducir el paro sino para pagar y pagar deudas. “El verdugo”, este sistema económico que pasa por encima de las personas, amenaza con cargarse “La gran ilusión” de la gente introduciendo miedo y aprovechándose del “Silencio de los corderos”.

Este “Viaje a ninguna parte” es una locura. No podemos seguir haciendo recaer el peso de la crisis sobre los de siempre.

Reduzcan ustedes concejalías, que son tantos y con tan poca disponibilidad económica que parecen el camarote de los Hermanos Marx en la película “Una noche en la Opera”.

Es “La hora de los valientes”. Nos toca rebelarnos.

Ayer me decía un amigo: A nivel municipal ¿no podemos hacer nada?

Yo le decía que lo primero es cambiar el talante, dar participación, ilusionar a la gente, ser solidarios, generar cultura, eliminar gastos superfluos.

Es la hora de sacar a relucir “La voz dormida” de tantas y tantos que estamos convencidos de que hay otra forma de hacer política.

La venta de APEMSA supondrá por una parte la entrada de dinerito calentito en los próximos años, justo hasta 2015, fecha de las próximas elecciones municipales, con lo que el equipo de gobierno tendrá posibles para una nueva “Fiebre de sábado noche” con el que tratar de engatusar a muchos ciudadanos, mientras que todos los portuenses estaremos aportando a la empresa que adquiera el 49% de APEMSA el 5% de la facturación durante los próximos 25 años, casi como si de una “Cadena perpetua” se tratara.

Acudo frecuentemente a la programación de películas que ofrece la Concejalía de cultura. Desde aquí mi felicitación por mantener abierta esta forma de cultura que es el cine.

Una vez ví “Profundo Carmesí” del director mejicano Arturo Ripstein. Me pareció una película terrible, que me hizo sentir náuseas. Se lo comenté al técnico responsable de la programación. Me dijo que ése era el mérito de la película, hacerme sentir náuseas.

Pues bien, así me siento yo ante la utilización que el equipo de gobierno de PP y PA ha hecho de la empresa pública APEMSA y que se constata en el presupuesto.

La presentación en la web municipal el día antes de la celebración del pleno diciendo que “El consistorio aprueba el presupuesto municipal de 2012” evidencia que ya no guardan ni las formas, haciendo gala de “La mala educación” democrática y el desprecio hacia este pleno.

Por último espero que el Sr. Moresco dé orden para que comiencen los trámites para la elaboración del presupuesto 2013 dentro de “Nueve semanas y media” a ver si por fin este equipo de gobierno, por una vez, es capaz en tiempo y forma de elaborarlos.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta