El Coordinador Provincial de IU se solidariza con el militante de IU Tomás Calvo ante la agresión

Cárdenas lamenta que el Consistorio ponga a la ciudadanía en contra de los trabajadores cuando se trata de multinacionales que no quieren perder beneficios
 
El coordinador provincial de Izquierda Unida, Manuel Cárdenas, ha mostrado hoy su solidaridad con Tomás Calvo, militante de Izquierda Unida y ex coordinador local de IU en Cádiz, ante la “intolerable” agresión física que ha sufrido coincidiendo con los días en que tanto él, como portavoz de los trabajadores de la UTE Sufi-Cointer, como el resto de la plantilla llevan a cabo una huelga en el servicio de recogida de basuras ante los incumplimientos del convenio por parte de la empresa.
 

El coordinador provincial de Izquierda Unida considera que estos hechos deben de ser investigados rigurosamente por la Policía de cara a lograr la detención del autor o autores de la agresión, “porque sería muy lamentable que fuera resultado de la protesta que de manera legítima y democrática lleva a cabo con el resto de trabajadores ante la actitud intolerante de la empresa y de un Ayuntamiento que se ha visto incapaz de resolver la situación”.

Cárdenas muestra el respaldo de la organización a la lucha de Calvo y de la plantilla de Sufi-Cointer y recuerda que “pese a la opinión interesada que desde el Ayuntamiento se pretende crear entre la ciudadanía, no podemos olvidar que las dos empresas que componen la UTE son importantes multinacionales con resultados de miles de euros de beneficios y no dos pequeñas empresas locales que no pueden asumir un convenio firmado hace tres años con una subida salarial pactada nada desorbitada”.

Se da la circunstancia de que las dos empresas que componen la UTE manejan un importante volumen de negocios a nivel nacional e internacional. Es el caso de la empresa Sufi, que tal y como indica la propia web de la UTE (www.utesuficointer.es), desde el año 2005 forma parte del grupo Sacyr Vallehermoso, considerada como una de las principales empresas españolas del sector inmobiliario y en los últimos años de servicios, además de importante accionista de la petrolífera Repsol. Por otro lado, la empresa Cointer forma parte del Grupo Azvi, con negocios que van igualmente desde el sector inmobiliario, al de operadores ferroviarios, gestión en medio ambiente o concesiones como es el caso de Cointer. Los beneficios de esta empresa son cuantiosos y una vez más según la propia página web de la UTE, “las concesiones en las que participa de Cointer generaron en 2007 ventas superiores a 22 millones de euros con un crecimiento anual de 50 %”.

La Dirección Provincial de Izquierda Unida entiende que con datos como estos resulta al menos “poco creíble” que dos empresas de estas características no sean capaces de asumir una subida salarial de un 2% pactada con los trabajadores años atrás. En este sentido, desde Izquierda Unida se pide al Ayuntamiento de Cádiz que deje de “crear confusión entre la ciudadanía poniendo a los trabajadores como insolidarios con una ciudad cuando se sabe que se trata de un conflicto entre multinacionales y trabajadores en el que las primeras pretenden que el plan de ajuste negociado con el Ayuntamiento solo repercuta en los sueldos de los trabajadores y no en su margen de beneficios”.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta