Izquierda Unida en contra de las modificaciones del servicio de autobuses

El grupo municipal de Izquierda Unida ha votado en contra de esta modificación del contrato porque se ha realizado sin contar con nadie: ni oposición, ni vecinos, ni trabajadores.

La modificación del contrato de autobuses se aprobó en el pleno con los únicos votos del equipo de gobierno. Dicha modificación contempla la eliminación de algunas paradas así  como la modificación de las rutas actuales.

Para Izquierdea Unida esta disminución del servicio de autobuses es una consecuencia más del plan de ajustes municipal, que muestra su verdadera cara apuntando en una única dirección, que no es otra que la disminución de servicios a la ciudadanía, por lo que, una vez más seremos los ciudadanos quienes paguemos las consecuencias.

Julio Acale apuntó durante la discusión de este asunto en el pleno que la edil de medio ambiente, la popular Marta Rodríguez, había ocultado algunos datos, “puesto que ha tratado de vender que con esta medida el Ayuntamiento se ahorra en torno a 235.000 euros, pero oculta que el consistorio tendrán que indemnizar a la empresa con cerca de 90.000 euros para compensar los gastos fijos como consecuencia de la reducción del contrato”.
 

Con respecto a las modificaciones de las líneas y la supresión de paradas, Julio Acale considera que “debería haberse consensuado con los vecinos y los trabajadores, ya que son los que mejor conocen este servicio”.

Izquierda Unida tampoco entiende porque el billete con trasbordo no se implanta para todas las líneas, y tan solo se favorece con esa posibilidad a los usuarios de la nueva línea que conectará Fuentebravía con la Plaza de Toros, ya que como apuntaba Julio Acale “lo lógico sería implantar el trasbordo universal para toda la ciudad de manera que se facilitara la movilidad y el uso de este servicio público sin que ello suponga un mayor coste económico para los usuarios”.

Otro de los motivos por los que Izquierda Unida mostró su negativa a la modificación del contrato se centra en el plano laboral, ya que la reducción de 6.000 horas conllevará la pérdida de puestos de trabajo, esta reducción podría suponer la destrucción de casi un 9%, de ahí la preocupación de Izquierda Unida que apunta que “tanto los trabajadores fijos como los eventuales se verán afectados por esta medida impuesta por el gobierno PP-PA, a pesar de que lo hayan negado en el pleno”.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta