Opinión: Al señor Alfonso Candón

No dudo que el talante del señor Alfonso Candón, el nuevo alcalde de El Puerto de Santa María, sea el adecuado al cargo que ostenta. Sin embargo, se atribuye méritos  a decisiones tomadas ante propuestas que ya habían sido pedidas con anterioridad  a su situación actual. Me estoy refiriendo  al caso del pago de dietas a los Consejeros y Consejeras de las Empresas Municipales como son: APEMSA, IMPULSA, SUVIPUERTO y EL PUERTO GLOBAL.

Los Consejeros y  Consejeras que representamos a Izquierda Unida en dichos Consejos nunca hemos sido partidarios de que se pague ninguna dieta y así lo hemos manifestado en distintas ocasiones. Concretamente en la Empresa de APEMSA, de la cual soy Consejera  por I.U. desde el año 2008, realicé ésta misma propuesta siendo el señor Alfonso Candón Consejero como yo, con la única y sustancial diferencia  de que él representaba al  partido mayoritario del P.P. y yo estaba en solitario. Ahora sí merece el respeto su decisión, la que por cierto yo aplaudo pero que entonces merecía las risitas y las burlas de su antecesor y compañía.

Considero el carácter vocacional que se les supone a los señores Consejeros en general  y  a los Consejeros  Delegados  en particular, así que por la misma regla de tres habría que suprimirles el sueldo a éstos últimos. Quiero recordar que fue su partido, el PP, con el apoyo de su socio en el gobierno, el PA, los que adjudicaron unos honorarios a la figura del Consejero Delegado.

Desde aquí  me uno a la decisión del nuevo alcalde de destinar  todos esos dineros a políticas sociales, las familias más desfavorecidas de El Puerto se lo agradecerán.

Y siguiendo con la regla de tres, reduzca los buenos sueldos de los Concejales y  Concejalas que tan  altruistamente nos representan en el Ayuntamiento del Puerto (tal y como hemos pedido Izquierda Unida en varias ocasiones), uno de los más transparentes de España. Y puestos a pedir también pediría reducir los cargos de confianza, que más de confianza parecen de fianzas.

 

Tribuna de opinión de Matilde Roselló, miembro del Consejo Local de IU y consejera en APEMSA.