Opinión: Por derecho

Después de que la militancia de IU votase a favor de entrar en el gobierno de la Junta, hemos defendido que lo primero son las personas y sus derechos más básicos, y esa la seña de identidad de IU dentro del ejecutivo andaluz.
Este principio llevado a la práctica se traduce por ejemplo en el Decreto-ley para la función social de la vivienda. No exageramos si decimos que este decreto fue el primero en 30 años que rompió la falsa neutralidad institucional, colocando a las instituciones del lado de quienes más sufren, de aquellas y aquellos que no ha generado la crisis pero que sin embargo está pagando sus consecuencias. Quizás por ello este decreto tiene multitud de enemigos.

Uno de ellos es el Partido Popular, que a través del Gobierno ha presentado un recurso de inconstitucionalidad contra el Decreto-ley, lo que supone su paralización por un espacio de tiempo determinado de cinco meses o sine die, en tanto que el Tribunal Constitucional no se pronuncie.

La prioridad del Gobierno Central, en contraposición con lo que defendemos desde IU, es clara para ellos: Primero los bancos y su cuenta de resultados. De esta manera el PP se convierte o más bien se reconoce como el representante político de quienes han hecho un negocio infame de la necesidad de tener un espacio digno donde crecer y vivir, en resumidas cuentas, se ponen del lado de los bancos y de las constructoras.

Pero esta actitud no supone una novedad ya que estamos ante el mismo gobierno que tumbó la ILP (Iniciativa Legislativa Popular) de la Dación en pago dando la espalda a un millón y medio de ciudadanas y ciudadanos que estamparon su firma con la esperanza de que se cambiara la ley hipotecaria a favor de las personas y no de los banqueros.

El panorama es desalentador pero nítido, pretende anular cualquier respuesta y salida a la crisis que sea favorable a las personas o que reduzca los beneficios de grandes empresas y bancos.

Por ello tanto ciudadanos, como organizaciones, colectivos y afectados por las hipotecas debemos unirnos para defender un Decreto que había devuelto la esperanza a muchas familias y que sembraba una semilla de ilusión en muchas de las personas que en próximas fechas van a enfrentarse a una ejecución hipotecaria. Debemos unirnos en torno al lema que tantas y tantas veces hemos escuchado en los últimos meses cada vez que se paraba un desahucio.

Seguiremos demostrando que a pesar de que no quieren ¡Sí se puede! ¡Sí se puede!»

Artículo de opinión de Antonio Fernández Sancho, Concejal y Coordinador de IU El Puerto, para Viva El Puerto.