Satisfacción a medias por el acuerdo alcanzado con la APBC

El coordinador local de Izquierda Unida y portavoz municipal de la formación en el Ayuntamiento de El Puerto Antonio Fernández Sancho ha valorado el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz en el transcurso de la reunión a la que ha acudido hoy junto al compañero Antonio Chacón, concejal de IU en la Corporación Municipal.
Una reunión que ha concluido finalmente con el compromiso de la APBC a paralizar la subasta de los terrenos de La Puntilla, retomándose además las negociaciones del convenio que regulará los usos urbanísticos de esta zona tan importante para el desarrollo de la ciudad El Puerto.
“Nos alegramos de que Autoridad Portuaria haya recapacitado en cuanto a la intención de subastar los terrenos al margen del Ayuntamiento y a espaldas de los intereses de la ciudadanía”, según Antonio Fernández quien ha reiterado que “Izquierda Unidad y yo como responsable de Urbanismo tenemos muy claro que nuestro deber es trabajar por el bien de una ciudad que lleva muchos años viendo como sus posibilidades de desarrollo están limitadas por la entidad portuaria”.
Respecto al acuerdo, el coordinador y concejal de IU cree que se da un paso importante , “un nuevo punto de partida en las relaciones con Autoridad Portuaria, primero porque se retoman las negociaciones en torno al convenio urbanístico en el que estábamos trabajando y que pretende ordenar esa zona de la ciudad; y segundo porque debemos garantizar que no se realice ninguna venta hasta que no se ceda al Ayuntamiento la Ciudad Deportiva y el resto de los equipamientos de la zona, y mientras no tengamos un convenio que recoja el consenso de cara al desarrollo futuro con la participación de todos los colectivos interesados”.
No obstante, insiste Antonio Fernández, “estaremos vigilantes para que este compromiso no se quede sólo en palabras. Es la ciudad de El Puerto la que debe ordenar los suelos del entorno de La Puntilla en función de sus necesidades e intereses y no en función de la rentabilidad o el atractivo que puedan tener ni para un inversor privado ni para las arcas de otra administración”.