Izquierda Unida visito ayer la vivienda de Santa Clara y pidió al alcalde que realice un diagnostico urgente del estado de los inmuebles

La portavoz municipal, Pepa Conde, afirma que el accidente es consecuencia de la “nefasta gestión” del equipo de Gobierno de IP y el “abandono” al que tiene sometido a la zona.

La portavoz municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, Pepa Conde, se personó ayer en la vivienda de la calle Santa Clara, 40 donde se produjo el derrumbe de parte del techo del inmueble para comprobar in situ la gravedad de la situación. Una vez en el lugar, la portavoz y candidata a la Alcaldía realizó diversas gestiones con el equipo de Gobierno, con objeto de que acudiera un técnico que valorara la situación y solventara el tema. La portavoz de Izquierda Unida exigió en el día de ayer al alcalde de El Puerto, Fernando Gago, y se le ha trasladado por escrito, que, además del arreglo de las viviendas, se realice un diagnóstico urgente de la situación de los inmuebles en el que se garantice que éstas no corren peligro para los inquilinos, así como la exigencia de solucionar urgentemente todos los desperfectos. Se da la circunstancia de que en la vivienda donde se produjo el derrumbe habita una señora de 89 años que tuvo que ser atendida por los servicios de emergencia a causa del estado de ansiedad que sufrió y, tanto esta inquilina como la familia de la vivienda superior, tuvieron que ser desalojados por los bomberos y la Policía Local, ante el inminente peligro que suponía permanecer en las viviendas.

Conde denuncia que los vecinos de Santa Clara, 40 llevan viviendo casi 50 años en las viviendas, y apunta que “pese a ser el edificio de propiedad municipal, se han visto sumidos en el más absoluto abandono, ya que en estos años tan sólo se han llevado a cabo un par de labores de mantenimiento”. La portavoz indica que estas 24 familias vienen denunciando el deterioro en el que se encuentran las viviendas, así como los pasillos comunes y las cornisas y afirma que es sorprendente que “a raíz de que la gestión de dichas viviendas pasara a la empresa municipal Suvipuerto, ésta sólo se ha preocupado de hacer nuevos contratos, en los que no se reconoce la antigüedad, además de subir los alquileres un 300% a los inquilinos, olvidándose de arreglar las viviendas antes de realizar los contratos, como era su obligación”.    

Para Conde, el derrumbe de ayer se produjo como consecuencia de la “nefasta política” llevada a cabo por el Gobierno local y añade que “esta situación está enmarcada dentro de la grave situación que tiene nuestro casco antiguo, agravado por los últimos casos aparecidos y hechos públicos, que muestra la situación de infravivienda en esta zona de la ciudad, donde hay niños y mayores que viven entre humedad e insalubridad en viviendas que tienen que avergonzar a los que gobiernan, desde la Administración local hasta la autonómica”.

La portavoz recuerda que el casco antiguo de El Puerto cuenta con más de 700 viviendas que no reúnen las condiciones de habitabilidad que deben tener por “el abandono de determinados propietarios que dejan que sus casas se caigan para declararlas en ruinas y dejar a los inquilinos en la calle”. Afirma además, que esto ocurre en una zona “con el índice más alto de paro de la ciudad, conflictividad, venta de estupefacientes, falta de alumbrado público, deterioro de las infraestructuras, en resumen, unos ciudadanos honrados y trabajadores y un casco antiguo olvidado y abandonado por los gobiernos local y autonómico que no han sido capaces de poner en marcha medidas como la rehabilitación de esta zona, aprobada en Pleno hace ya cuatro años, y la puesta en marcha de la Ordenanza de Inspección de Edificios y Construcción de Viviendas, así como un paquete de medidas sociales integrales, para solucionar este grave problema”, critica Conde.

OFICINA DE COMUNICACIÓN

Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta