IU considera que se debí­an solicitar titulaciones equivalente en la selección de Técnico de Biblioteca

Izquierda Unida aclara que lo que crea confusión es que no se haya abierto el proceso a otras titulaciones y si a unos estudios incompletos.

El pasado lunes Izquierda Unida reclamó al equipo de gobierno transparencia en el proceso de selección para Técnico Medio en Biblioteca, ya que consideran sorprendente que entre los requisitos a cumplir por los candidatos además de estar en posesión de la Diplomatura en Biblioteconomía, se mencione expresamente haber superado al menos tres cursos completos de la Licenciatura en Filosofía y Letras, puesto que dicha exigencia no puede considerarse como una Titulación Oficial.
 

Tras estas afirmaciones realizadas por la coalición de izquierdas, la edil de Personal, Leocadia Benavente comparecía el pasado miércoles para acusar a Izquierda Unida de alarmar y poner en duda el proceso. Llegando a afirmar Benavente que la inclusión de este requisito se hacía porque anteriormente era uno de los requisitos exigidos para cubrir dicha plaza y porque biblioteconomía es una titulación relativamente nueva.

A pesar de la explicación realizada por Benavente, Izquierda Unida vuelve a reiterar que lo lógico sería exigir una titulación equivalente y abrir el proceso a más titulaciones, ya que para un proceso de selección se suele optar por dos vías: o se exige exclusivamente la titulación específica, o se abre el campo a titulaciones equivalentes, pero no se restringe en modo alguno a la finalización de determinados cursos de una Licenciatura. Añadiendo la formación que esto se puede comprobarse en las bases de cientos de oposiciones.

También la coalición ha querido aclarar a Benavente que al contrario de lo que ella sostiene, las titulaciones en biblioteconomía no son tan reciente, puesto que en la Universidad de Granada dicha titulación se imparte desde 1984. Puede consultar en el BOE de 15 de diciembre de 1983, en el que aparece publicado dicho plan de estudios, que fueron aprobados por la Orden de 27 de octubre de 1983.

Finalmente Izquierda Unida continuará exigiendo una política de contratación transparente y que responda a criterios objetivos de selección ya que es esencial garantizar la aplicación de los principios de igualdad, mérito y capacidad, así como la imparcialidad de los procesos selectivos. Puesto que una de las claves fundamentales de la credibilidad de todo proceso de selección gira en torno a la imparcialidad y objetividad en los criterios de selección aplicados.


Sé el primero en escribir un comentario.

Tu respuesta