Opinión: cambio de rumbo

En estas fechas volvemos a reencontrarnos con aquellas y aquellos portuenses que vuelven a casa para compartir unos días o unas horas junto a nosotros.
Son hermanas y hermanos, familiares, compañeros y compañeras o amigas y amigos que desde hace algún tiempo se encuentran fuera de nuestro país por motivos laborales y profesionales. Tristemente esta es una situación cada vez más común para muchas familias portuenses que ven como la gente más joven se ve forzada a emigrar debido a la falta de expectativas para tener una vida digna.
Esta decisión no es sencilla puesto que dejan atrás su tierra, su cultura, sus proyectos y se embarcan en un futuro incierto pero esperanzador para ganarse la vida y empezar de cero.
Todas estas personas son víctimas de la crisis. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) entre 2008 y 2013 más de dos millones de personas han abandonado nuestro país, un verdadero exilio económico que el Partido Popular esconde tras un supuesto «espíritu aventurero». Estas migraciones masivas tienen un claro culpable: un sistema injusto al que no le importa sacrificar a toda una generación de jóvenes con tal de seguir garantizando los beneficios de unos pocos.
La economía debe estar al servicio de la mayoría social para acabar con esta crisis y evitar que continúe la sangría migratoria. ¿Se ha calculado el impacto social que tendrá esta pérdidad generacional para nuestro país? ¿Se ha calculado el perjuicio que tendrá para nuestra economía perder a una de las generaciones mejor formadas de la historia? ¿Cómo podemos salir de la crisis si tenemos a médicos, ingenieros, investigadores, arquitectos, profesores y una larga lista de trabajadores ganándose la vida fuera de nuestras fronteras?
Para el nuevo año esperamos que todas las administraciones sin excepción colaboren para impulsar un nuevo modelo productivo sostenible que genere empleo. Es necesario un acuerdo entre las fuerzas políticas y sociales para establecer un plan de choque por el empleo, retomar el control sobre los sectores estratégicos de la economía para ponerlos al servicio de la mayoría, planificar y gestionar adecuadamente los recursos industriales con los que contamos, apoyar a pequeñas y medianas empresas y autónomos…
En definitiva, cambiar el rumbo para evitar que continúe la fuga de talentos y propiciar el retorno de aquellos que se encuentran fuera, para que cuando vuelvan sea para quedarse.
Aprovecho esta columna para desearles un feliz 2014 repleto de paz, trabajo, salud y alegría. Tenemos por delante un año lleno de retos, esperando que seamos capaces de superarlos.
Antonio Fernández es Concejal y Coordinador Local de IU El Puerto