Opinión: “Con toda mi alma: gracias Angelines”

Yo no digo que a personas que hayan dedicado mucho tiempo de su vida a mejorar la sociedad se les reconozca su labor poniéndole su nombre a una calle, edificio, plaza etc. A las pruebas me remito y digo ahora lo que dije en su día cuando se nos dedicó a varios dirigentes vecinales el nombre de varias calles en la Zona Norte. Ni son todos los que están, ni están todos los que son, pero parece que la historia se vuelve a repetir con el nombre del Centro Cívico, o de servicios sociales de la zona norte.

Desde los años de la transición de (1978-1979) ya estábamos peleando por un barrio mejor; sólo hay que mirar las hemerotecas de la AVV Barrio Obrero cuando a los vecinos de esa zona de El Puerto se nos obligaba a comprar un piso de protección oficial en la zona marginada de la ciudad: la zona norte, sin servicios, colegios paupérrimos, con carreteras peligrosas, sin instalaciones deportivas… nada.

Entonces, un grupo de vecinos nos marcamos el objetivo de ir reivindicando a todos los equipos de gobierno municipales (a todos) mejoras para nuestros barrios al precio que fuese. El precio que se pagó fueron palos por parte de la policía, multas por denunciar injusticias, broncas y toda clase de represión.

Y ahí estaba Ángeles Mancha Herrero, coordinando a todas las AAVV, asociaciones de padres, amas de casa, secciones juveniles y a todos los que nos apoyaban. No hay ni un solo sitio de la Zona Norte en queÁngeles Mancha no haya participado de lleno desde aquellos años.

Y todavía sigue en la brecha. Estoy seguro que los que deciden poner nombres a las nuevas edificaciones no habían nacido o estaban en la EGB, y otros vivían en zonas residenciales porque querían. Nosotros, en un desierto sin servicios, ahora que se ha conseguido mejorar nos acordamos de aquellos años y sólo me queda decir una cosa con toda mi alma: gracias Angelines.

 

Manuel Jesús Viñas