[Opinión] Menos ritos y más ayudar al pueblo

Cuando se quiere rizar el rizo se puede llegar a caer en el más espantoso ridículo.

Es lo que ha ocurrido este lunes en el Pleno Ordinario de mes de julio en nuestro Ayuntamiento. Se trae para su aprobación la concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad de El Puerto de Santa María a nuestro Padre del Jesús Nazareno como imagen más representativa de la Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Ánimos de San Nicolás de Tolentino…

Como figura en el artículo 11,2 del vigente de Reglamento de Distinciones y Honores, para determinar si procede o no la concesión y la categoría de la medalla a otorgar, se tendrá en cuenta los méritos y servicios, la trascendencia de la labor realizada por la persona propuesta para la condecoración. Se habla de “LA PERSONA PROPUESTA” y no de objetos o imágenes por mucho que sea su valor artístico, por mucho que mueva al fervor a los fieles de la Hermandad y a todo el pueblo portuense, el Nazareno no deja de ser una representación artística. Es por tanto una propuesta sin sentido donde no se ha atendido al artículo enunciado y por eso nosotros, Izquierda Unida, hemos votado en contra, y no porque como piensen algunos somos ‘rojos ateazos’. Dos de los concejales, Julio Acale y la que suscribe, somos creyentes que formamos parte de una comunidad cristinana.

Sería lógico concedérsela a la Hermandad por el 450 aniversario de su fundación, por su labor social y caritativa de tantos años, con su programa mensual de alimentos básicos para cientos de familias necesitadas, y si los hermanos cofrades desean que sea su imagen más representativa quien la ostente que ellos mismos se la impongan en un acto religioso solemne acorde con sus vivencias religiosas.

Nosotros apoyaríamos esa propuesta sin dudar como ya lo hicimos hace unos años cuando se le concedió la Medalla de Oro a la Hermandad del Dolor y Sacrificio, y en el Pleno Solemne nuestro Portavoz Julio Acale hizo un emotivo discurso recordando sus años de infancia y lo que significaba la salida de sus imágenes por las calles de El Puerto para los portuenses.

Pero que todo un Pleno Municipal haga una representación pseudoreligiosa más acorde con los tiempos de nacional-catolicismo de la dictadura, que con el espíritu conciliador de la Iglesia del Siglo XXI, es cuanto menos impropio y ridículo.

Desde aquí animo al Sr. Millán Alegre, Concejal de Cultura y Fiestas de nuestra ciudad,  a que lea la exhortación Apostólica de nuestro Papa Francisco, La  Alegría del Evangelio (Evangelii Gaudiun) donde anima a la Iglesia a no realizar acciones en su propia gloria, sino a favor del mandato de Jesús en su Evangelio, “ los pobres de nuestra sociedad”, quizás se diera cuenta entonces que como político y como cristiano hay otras muchas cosas que hacer por los portuenses, sobre todo por los que están sin trabajo, desahuciados, con hambre, en  la calle como nos pide Jesucristo, en vez de perder tiempo y esfuerzo en ritos sin ningún sentido evangélico.  .