IU denuncia el caos en el entorno de la Plaza de Toros

Antonio Fernández: “Las obras de la Plaza de toros son el mejor ejemplo del descontrol y la falta de coordinación del Gobierno municipal”

En la mañana de hoy han comenzado los preparativos para la Feria de la Vendimia 2014 que en esta ocasión se celebrará por primera vez en el entorno de la Plaza de Toros. Se da la circunstancia de que estos preparativos se están realizando a escasos metros de los trabajos que desde hace dos semanas se están llevando a cabo en la zona tras el inicio de las obras de construcción del aparcamiento subterráneo.

El concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de El Puerto, Antonio Fernández Sancho, considera que el “caos” vivido a lo largo de la mañana en el entorno de la plaza de toros es “el mejor ejemplo del descontrol, la falta de planificación y las pocas ganas de trabajar del equipo de gobierno formado por PP y PA”.

Fernández critica que los concejales del gobierno han vuelto a demostrar “su falta de previsión y su escasa competencia para gestionar las obras y los servicios de nuestra ciudad”.

El edil de Izquierda Unida pudo comprobar de primera mano “el caos reinante en el entorno de la Plaza de toros con los camiones descargando material para las obras mientras al mismo tiempo se llevaban a cabo el montaje de las atracciones y casetas para la feria de la vendimia sin ninguna medida de seguridad para los viandantes”.

El concejal de IU recuerda que hace escasos días la formación exigió “la paralización de las obras hasta que no se corrigiese los importantes defectos en materia de seguridad y salud laboral detectados en los trabajos” y vuelve a reclamar al gobierno local “que se tome en serio la seguridad de estas obras, tanto para trabajadores como para peatones y vecinos de la zona”.

Finalmente desde Izquierda Unida reiteran su rechazo a la construcción de los aparcamientos subterráneos en Plaza de Toros y Pozos Dulces, así como reafirman su participación en la manifestación convocada para el próximo viernes, y animan a los portuenses a salir a la calle para mostrar el rechazo de la ciudadanía a este proyecto “innecesario para nuestra ciudad, cuyo coste es de 18 millones de euros”.